¿Cómo entender a mi hijo adolescente? Primera parte

La adolescencia es una edad comprendida  a partir de los 12 o 13 años y regularmente   termina alrededor de los 18 o 20 años de edad.   La literatura afirma que  hay  tendencia en las culturas occidentales  a que esta etapa   del  desarrollo  tarde  más que hace algunas generaciones atrás.

 

 

Es de mencionar también que en algunas culturas no existe la etapa de la adolescencia, por ejemplo en algunas culturas de África  donde los niños a la edad de 12 años  , por medio de una ceremonia, son declarados adultos e inmediatamente asumen responsabilidades como tales.

Sin embargo, en nuestra cultura , la adolescencia es   una etapa  de desarrollo luego de la cual  viene la adultez.

Durante la adolescencia se van  notando varios cambios   físicos, emocionales, conductuales y sociales.

Cambios Físicos.

 

Dentro de los cambios físicos  se pueden enumerar :  el crecimiento acelerado  ,   crecimiento de vello en algunas partes del cuerpo, cambio  de voz en los varones,  crecimiento del busto en las mujeres, entre otros.

Cabe mencionar que usualmente los cambios  físicos se dan de manera acelerada y aquí  podrían  aparecer los problemas  de  poca aceptación hacia la imagen corporal,  lo cual   se podría  evidenciar en baja autoestima,  timidez, inseguridad.

 

 

Cambios Emocionales

 

Los cambios  emocionales quizás son los que más   desconciertan a los padres de familia porque  , debido al desorden hormonal propio de la edad,  la conducta puede variar de depresiva a eufórica sin previo aviso ni motivo aparente.  Las emociones están a flor de piel y   muchas veces  descontroladas. Los  mismos jóvenes no saben qué quieren  y  con frecuencia  fluctúan de una emoción a otra sin  motivo aparente o de manera abrupta.

 

 

 

 

Cambios Conductuales

 

Aunado a todo lo anterior  , se dan los cambios conductuales, consecuencia de los físicos y  los emocionales.  La conducta de los jóvenes  da un giro  radical de  la manera como se comportaban cuando eran niños.  Suelen haber períodos de  mucho sueño, lo cual  es  normal debido al crecimiento acelerado del cuerpo,  varían sus hábitos alimenticios y habrá días que comen mucho, especialmente los  varones.  Aquí es importante   que los padres observen a sus hijos, porque durante esta etapa   pueden darse   desórdenes alimenticios de tipo bulimia o anorexia .

 

 

 

 

Los adolescentes también suelen  aislarse en la casa  y no querer  hablar con nadie, simplemente encerrarse en su dormitorio , o colocarse los audífonos  cuando van en el auto con sus papás y no participar del paseo ni de la conversación.

Durante esta etapa, los adolescentes buscan identidad,  suelen  dedicar mucho esfuerzo a  hacer cosas para ser aceptados socialmente lo cual ,eventualmente,  los coloca en una posición de mucha vulnerabilidad  ante situaciones  contrarias a  las normas socialmente aceptadas.

Se recomienda que los padres de familia  estén pendientes de  los cambios de  conducta de sus hijos,  mantener  abiertos los canales de comunicación  de manera amigable y en doble vía , y  asesorarse por  un profesional  para consultar si los cambios de conducta de sus hijos  están dentro del parámetro de lo aceptable.

 

Cambios  Sociales

 

Los cambios sociales que se  darán durante la adolescencia  giran en torno al  deseo de independencia de los  jóvenes.  Esto es parte del desarrollo   y debería darse de manera  paulatina y  coherente , siempre haciéndole  énfasis  que toda   actitud suya  tiene consecuencias.  Esto implica que el padre se haga a un lado y deje que su  hijo  asuma las consecuencias de sus actos.    Recordemos que  todo lo que hacemos o dejamos de hacer con  nuestros hijos tiene un valor formativo y  envía un mensaje , por lo que  no es coherente que  le demos libertades   o privilegios , que el adolescente transgreda las normas  y se  involucre en problemas y que el padre corra a salvarlo.  Esto  lo único que ocasionará es  un círculo de  codependencia poco asertivo.  Cuando el adolescente  se encuentre en aprietos,   deberá asumir las consecuencias de sus actos de manera responsable para que aprenda a comportarse de manera más  asertiva.

 

 

Tener hijos adolescentes es un gran reto  actualmente , por lo que  se insta a los padres de familia a   asumir su rol como tal.  No somos amigos de nuestros hijos adolescentes, no debemos serlo.  Nuestro rol es diferente.  El día que  usted decida ser amigo de su hijo adolescente, éste se quedará huérfano.